Un ejemplo de vida

El salto que paralizó el tiempo
15 Jul 2019
Hace algún tiempo
15 Jul 2019
PERSONAJES

Un ejemplo de vida

El sueño de la familia Ameglio siempre ha sido ser una familia honrada, exitosa y respetuosa. En 1893, Giovanni Batista Ameglio decidió venirse a América con sus hijos menores a buscar nuevas oportunidades. Se vinieron en un barco que viajaba de Italia, Europa hasta Venezuela. Venia también con su esposa, Rosa Tibaldero de Ameglio, que venia en cinta a punto de dar a luz a Pedro Ameglio. Al bajar del barco, Pedro es registrado en Venezuela. La familia permaneció varios años en Venezuela, esperando mejorar su situación económica, pero al ver que no lo lograban, se regresaron a Italia. Sin embargo, estando en Italia una de las hermanas mayores de Pedro, que se había casado con un italiano que fue contratado para la construcción del canal, se había venido a vivir a Panamá y le escribió una carta a la familia que en Panamá sí había oportunidades. Giovanni y su hermano tomaron la decisión de venir a América de nuevo pero esta vez a Panamá.

Giovanni además de ser agricultor, era herrero. El ser herrero en esa época te hacía hábil en la construcción de coches y de carruajes. Cuando llegaron a Panamá Giovanni y su hermano consiguieron trabajo en el taller de un francés. Giovanni comenzó a trabajar con el francés comenzó a trabajar con el francés y Pedro y su hermano trabajaban como ayudantes de su papa para superarse. Pedro y su hermano ganaban dinero extra manejando carruajes. En los Estados Unidos, comenzaron a descubrir los primeros coches y luego de un tiempo los comenzaron a traer a Panamá.

Ya había pasado un tiempo en Panamá y a Giovanni le comenzaron a dar problemas pulmonares ya que no estaba acostumbrado al clima húmedo. Le recomendaron a Giovanni que se regresara a Italia y este se regreso con Pedro y su otro hijo. Cuando llegaron a Italia, la familia no se encontraba en una situación económica buena, si no que estaban teniendo muchos problemas. A causa de la situación económica, Pedro y su hermano regresaron a Panamá, poniéndose al servicio del francés con el que su papa trabajaba. Cuando Pedro regresa a Panamá comienzan a trabajar y a ahorrar hasta el punto que pudieron abrir su propio taller de coches que se llamaba el “Panason Garage”. Mantuvieron ese garage exitosamente hasta ser adultos jóvenes.

Pedro siendo un autodidacta ya que solo llego hasta tercer grado, comenzó a leer la ciencia detrás de los motores de combustión. Los motores de combustión son los que se usan hoy en día. Este se dio cuenta que el futuro era sobre los carros y no sobre los carruajes, el quería traer algo nuevo. Pedro comenzó a aprender y ahorrar mucho hasta que tenia suficiente dinero, y se fue a Detroit. En Detroit estaban las fabricas mas grandes de carros y estando allá se dio cuenta que no llevaba suficiente dinero para un pedido mínimo. Sin embargo, impresiono tanto a los señores de la fabrica con su conocimiento sobre el tema que ellos tomaron la decisión y decían que Pedro era la persona indicada para traer los primeros autos a Panamá.

Pedro Ameglio, una persona que no termino la escuela, y solo llego hasta tercer grado con mucho esfuerzo logro superarse. Todos en la vida podemos lograr lo que queramos si ponemos el esfuerzo que se requiere para hacerlo. Pedro es un ejemplo para todos, era un luchador y con mucho estudio aún así que no termino la escuela, logro salir adelante con mucho trabajo. Tenia una vida dura, ya que su papá estaba enfermo y  su familia no tenia dinero.  Tomemos en cuenta que siempre podemos lograr lo que queramos con mucho esfuerzo. Si hay ganas y se quiere lograr siempre se puede hacer. Todos necesitamos metas poderosas a largo plazo para ayudarnos a superar los obstáculos de corto plazo (Jim Rohn).

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: