Alcanzamos por fin la victoria

“Yankee, go home!”
11 Jul 2019
“La Mamis: un vistazo a nuestros alrededores”
15 Jul 2019
DEPORTE

Alcanzamos por fin la victoria

 

Esta parte comenzó el 15 de octubre de 2013, cuando Panamá se enfrentó a Estados Unidos, selección que ya estaba clasificada para el Mundial de Brasil 2014. Panamá iba en busca de hacer realidad el sueño mundialista: si ganaba, obtendría el cupo para jugar un partido de repechaje contra Nueva Zelanda…

En el minuto 84 de ese juego, Luis el Matador Tejada logra el 2-1 y pone a soñar a los panameños. Todo estaba a favor de Panamá. En las gradas se sentía una euforia que era indescriptible, pero… en el minuto 92, el estadounidense Graham Zusi anotó, dejó a Panamá fuera y terminó con nuestros sueños…

Pero en este momento se inició el sueño de llegar a Rusia 2018. Esa proximidad panameña de llegar a Brasil fue la motivación necesaria para llevar el alma a la cancha los próximos 5 años, todo con el fin de alcanzar el deseado objetivo: llegar a un mundial.

 

10 de octubre de 2017

 

La gente panameña amaneció ese martes con la certeza de que existía la posibilidad, aunque fuese muy remota, de hacer historia y llegar al tan ansiado mundial. Las calles se vistieron de rojo y todo el mundo se volvió uno sol, por el deseo de llegar a la gloria.

Panamá sabía que la probabilidad de llegar al mundial era muy pequeña, pero nadie dejó de creer.

El partido arrancó. La alegría comenzó a llenar a los panameños al saber que Trinidad y Tobago se había ido arriba y le estaba ganando a Estados Unidos. Trinidad y Tobago anotó otro gol y apenas se enteró el publico el Estadio Rommel Fernandez, se volvió una fiesta. Todo lo que necesitaba Panamá estaba pasando, menos lo mas importante, ganarle a Costa Rica. El partido era un partido sin color, pero en las gradas seguía siendo una fiesta, hasta que en el minuto 36’ Johan Venegas hizo el primero para Costa Rica y el estadio se quedó helado. La gente no podía creer que iba a pasar lo mismo de hace 4 años.

En el minuto 53’ un gol fantasma de Gaby Torres revivió las gradas. Todavía existía una posibilidad. El tiempo corría y el partido seguía igual y Trinidad y Tobago seguía arriba. Poco a poco mientras el partido se acercaba al fin, el nerviosismo y la tensión aumentaban. Panamá se  estaba quedando sin nada. Todavía estaba la posibilidad de meter un gol  que pondría a Panamá directamente en el Mundial; y en el minuto 87’, el mítico capitán de Panamá, Román Torres, mandó el balón al fondo de las redes. ¡Estábamos en el mundial! Esto parecía un sueño; los panameños lloraban de felicidad y el Rommel Fernandez era una fiesta. Las 25,000 almas que se encontraban en el estadio se volvieron uno y cantaba: “Si se pudo, si se pudo!”; cada uno lo vivió a su manera, con la satisfacción de que Panamá clasificó. Como dicen las gloriosas letras del himno nacional, hemos ¡alcanzado por fin la victoria!

COMPARTIR EN REDES SOCIALES: